“EL ANGEL DEL SILENCIO”

CINE DE LUCHADORES

ROGELIO  GUERRA.

“EL  ANGEL  DEL  SILENCIO”

“…Tiene la luz de tus ojos, un juego fatal

Eres como otras mujeres, y no eres igual

Eres hoguera insaciable

Que consume mi razón sin compasión

Que puedo hacer, si  tu querer

Es  ya mi vida

Sé que al no estar a tu lado

Me siento morir

Es que  el amor que me has dado

Lo quiero vivir…”

 La música se hace presente y que mejor que un bolero para dar el toque sentimental, sí,  y aun mejor un bolero ranchero, y continua:

“…Rompe mi vida en pedazos

Que yo ha ti no mas a ti te quiero dar

Tus brazos han de ser calor de mí querer

Mujer….”

Ha… que fuera si Javier Solís cantara, pero ya habían pasado diez años de su fallecimiento, ahora le toca el turno a un cantante desconocido en estas épocas, pero no se cuan conocido en los años setentas.

Dos boleros rancheros se hacen presentes en la voz del Cantante  Rubén Rodríguez, Ansiedad y Motivos (juguete Caro). Con esto esta mas que pagado el boleto por ver la película  “El Ángel del Silencio”, historia sencilla, pero con mucho sentido humano, aquí no hay vulgaridad, y si hay mucho sentimiento.  Sin monstruos ni grandes hazañas se relata la vida de un muchacho mudo, pobre, sin más que un buen corazón, tratado de sobrevivir en este mundo difícil.

La circunstancias lo llevan al mundo de la lucha libre, dispone enmascarase, quiere pasar incognito, como era de esperarse este medio le sirve de superación, tanto personal como de manera colectiva al poder ayudar a las personas que le ayudaron.

Vemos  aun Lobo negro ya grande y cansado, aun Cuauhtémoc “el diablo” Velasco como réferi.  a unos jóvenes Ringo Mendoza y el Perro Aguayo, momentáneamente de manera casi desapercibida sale don Fernando Oses, y a una actriz y cantante que gozo de mucha popularidad en los años setenta y ochentas, la Sra. Rosenda Bernal, que a su estilo ranchero canta tres canciones.  Imágenes de una Victoria Rufo que al parecer era una desconocida en esas fechas, sin saber que con el tiempo llegaría a ser bastión del género tele novelero.

Don Rogelio Guerra personifica a Mario,  que aparte de su cotidianas desgracias ahora suma una mas al  enamorase  de lo imposible,  de un juguete caro. Desconsolado huye de todo, pero no de si mismo, pero llega el lobo Negro y le dice: “el amor no es egoísta”, cansado de los golpes sobre el ring y de la vida misma, muere y deja al descubierto su identidad.

De las películas de luchadores que más me agradan, la vi por primera vez en los años noventas y tuvieron que pasar más de veinte años para volverla a ver, gracias a las personas que se toman la molestia de subir al internet estas películas antiguas. Siempre recordé varios pasajes y frases de la película  y ahora me he dado el gusto de verla varias veces. La música de presentación  me parece muy curiosa, no se a que me recuerda….

Javierista Segundo

Staff Historia Lucha Libre Guatemala wordpress.com

~ por Staff en 12 abril, 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: